La medusa negra, el momentum y el Gran Reinicio

En un entorno cambiante donde estamos buscando reinventar, responder y redefinir es importante entender nuestra realidad, la cual nos invita a tener en cuenta el riesgo sistémico el cual dentro del bestiario VUCA podría ser equivalente a la medusa negra, interconectando sucesos que pueden provocar un acontecimiento a gran escala, sin embargo ¿cuál es el rol de medusa en el ecosistema marino? Es una reguladora del ecosistema, lo que nos invita a reflexionar ¿Qué estamos invitados a regular?.

El riesgo sistémico se configura con un propósito, y “nos encontramos ante un panorama mundial desconocido para todos en el que se hace necesario reconfigurar las fichas del rompecabezas para adaptarse”, observamos como este se materializa en diferentes industrias generando nuevos y diversos impactos, invitándonos a fortalecer la forma en la que gestionamos nuestros riesgos, incorporando esta gestión dentro de nuestro ADN organizacional como una de las actividades fundamentales para nuestra Competitividad Sostenible. 

El momento nos invita a hacerlo y estamos todos prestos a entregar aquello que es necesario para que así sea, quienes actualmente nos encontramos activos laboralmente hemos tenido un aumento exponencial en nuestras jornadas y compromisos, procurando contener el impacto de la crisis y mantener una estabilidad económica que nos permita seguir siendo participativos en nuestras economías, esto ha sido así hasta ahora y la gran pregunta es ¿cómo mantener el momentum?.

Así que nuevamente nos encontramos con la física, y dentro de ella las leyes del movimiento de Newton, las cuales aplican perfectamente para este análisis, el impulso que le damos a nuestros equipos de trabajo como líderes o integrantes de los mismos nos permite mantener las actividades que desarrollamos actualmente ya que “es muy importante que las organizaciones reconozcan al ser humano como el pilar fundamental de su éxito y más aún de su reconocimiento y permanencia en el mercado“, la empatía y el establecimiento de canales de comunicación adecuados con nuestros equipos de trabajo nos permite servirles, estar atentos a sus necesidades y reconocerles su compromiso, lo que será fundamental para conservar esa fuerza tan necesaria para el Gran Reinicio.

Este Gran Reinicio nace como resultado de una situación que ha generado una crisis a nivel mundial y “las crisis graves favorecen la introspección y fomentan el potencial para la transformación”, por lo que sin duda nos llevará a construir de manera global un nuevo sistema económico y social, así como a desarrollar las habilidades para afrontar los retos que nos plantea el futuro.

En un entorno cambiante donde estamos buscando reinventar, responder y redefinir es importante entender nuestra realidad, la cual nos invita a tener en cuenta el riesgo sistémico el cual dentro del bestiario VUCA podría ser equivalente a la medusa negra, interconectando sucesos que pueden provocar un acontecimiento a gran escala, sin embargo ¿cuál es el rol de medusa en el ecosistema marino? Es una reguladora del ecosistema, lo que nos invita a reflexionar ¿Qué estamos invitados a regular?.

El riesgo sistémico se configura con un propósito, y “nos encontramos ante un panorama mundial desconocido para todos en el que se hace necesario reconfigurar las fichas del rompecabezas para adaptarse”, observamos como este se materializa en diferentes industrias generando nuevos y diversos impactos, invitándonos a fortalecer la forma en la que gestionamos nuestros riesgos, incorporando esta gestión dentro de nuestro ADN organizacional como una de las actividades fundamentales para nuestra Competitividad Sostenible. 

El momento nos invita a hacerlo y estamos todos prestos a entregar aquello que es necesario para que así sea, quienes actualmente nos encontramos activos laboralmente hemos tenido un aumento exponencial en nuestras jornadas y compromisos, procurando contener el impacto de la crisis y mantener una estabilidad económica que nos permita seguir siendo participativos en nuestras economías, esto ha sido así hasta ahora y la gran pregunta es ¿cómo mantener el momentum?.

Así que nuevamente nos encontramos con la física, y dentro de ella las leyes del movimiento de Newton, las cuales aplican perfectamente para este análisis, el impulso que le damos a nuestros equipos de trabajo como líderes o integrantes de los mismos nos permite mantener las actividades que desarrollamos actualmente ya que “es muy importante que las organizaciones reconozcan al ser humano como el pilar fundamental de su éxito y más aún de su reconocimiento y permanencia en el mercado“, la empatía y el establecimiento de canales de comunicación adecuados con nuestros equipos de trabajo nos permite servirles, estar atentos a sus necesidades y reconocerles su compromiso, lo que será fundamental para conservar esa fuerza tan necesaria para el Gran Reinicio.

Este Gran Reinicio nace como resultado de una situación que ha generado una crisis a nivel mundial y “las crisis graves favorecen la introspección y fomentan el potencial para la transformación”, por lo que sin duda nos llevará a construir de manera global un nuevo sistema económico y social, así como a desarrollar las habilidades para afrontar los retos que nos plantea el futuro.

De acuerdo con el WEF  los temas que estarán liderando ese Gran Reinicio se centran en la capacidad que tenemos para adoptar la oportunidad que nos brinda la 4ta. Revolución Industrial, por ejemplo identificando la manera en que podemos digitalizar nuestro negocio, algunos con mayores retos que otros; fortalecer el desarrollo regional brindándonos a  los países con una balanza comercial influenciada por los commodities la oportunidad de modelar nuestros hábitos de exportación, generando servicios para los cuales los límites se encuentran dentro de nuestra misma capacidad de reinventarnos. Las oportunidades ya planteadas y rentabilizadas de la globalización se fortalecerán a través de una cooperación global como lo hemos visto hasta ahora, lo que es vital cuando de respuesta y recuperación se trata; crearemos nuevas oportunidades y estas serán rentables en la medida en que incentivemos el desarrollo de modelos de negocios que desde el mismo diseño de la propuesta de valor incluyan elementos asociados con la resiliencia organizacional y la competitividad sostenible, lo que quiere decir que dentro de nuestra planeación y en el desarrollo de nuestra misión contemplaremos la salud del medio ambiente, el rediseño de contratos sociales, habilidades y empleos, para finalmente dar forma a la recuperación económica que nuestras economías necesitan.

No hay texto alternativo para esta imagen

Nuestra capacidad como sociedad de tener un efecto rebote que nos permita: fortalecernos como individuos, generar modelos de negocio más comprometidos con el desarrollo de su ecosistema empresarial, así como contar con líderes privados y públicos más conscientes de su rol frente al crecimiento de sus pares, solo estará limitada por nuestra voluntad de ser parte de este cambio, y esta sería la última reflexión de esta entrega ¿qué voluntad tenemos para hacer que ese rebote se de? ¿si tuvieran la oportunidad de ser protagonistas de este rebote, qué rol les gustaría jugar?. Gracias por leernos, los invitamos a que nos sigan acompañando en este camino a la Competitividad Sostenible a través de sus diferentes vertientes, servirles a ustedes es nuestra principal motivación.

Por: Ana María Corrales Estrada

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lang. »